Traumatic Brain Injury (TBI) is a leading cause of death and disability among adults in the United States. Each year an estimated 1.5 million Americans sustain a TBI. That’s about 8 times the number of people diagnosed with breast cancer and 34 times the number of people with HIV/AIDS each year. As a consequence:

  • 50,000 people die each year.
  • 230,000 people are hospitalized annually and survive.
  • 80,000 to 90,000 people experience the onset of long-term disability each year.
  • The cumulative result is that today an estimated 5.3 million people – 2% of the U.S. population – are living with a permanent TBI-related disability.

The risk is highest among adolescents, young adults, and persons older than 75 years. The risk to males is twice the risk to females. The major causes of TBI are:

  • Motor vehicle crashes account for 50% of all TBIs and are the leading cause of TBI resulting in hospitalization.
  • Violence, especially suicidal behavior and assaults that involve firearms, is the leading cause of TBI-related death.
  • Falls are the leading cause of TBI among the elderly.

These injuries have both short-term and long-term effects on individuals, their families, and society and the financial cost is enormous. TBIs requiring hospitalization cost the nation about $56.3 billion each year. Approximately 1 in 4 adults with TBI is unable to return to work one year after injury. The financial cost is only part of the burden. The long-term impairments and disabilities associated with TBI are grave and the full human cost is incalculable.

What About a Cure?

Sadly, there is no cure for a brain injury. Recovering from a brain injury relies on the brain’s plasticity, the brain’s ability for other areas of the brain to take over the functions for the damaged areas, and on hard work from the patient and the rehabilitation team to strengthen the remaining abilities to maximize functionality.

Medical treatments and procedures do continue to improve and doctors have been able to increase the survival rates for brain injury victims. Some new drugs and procedures, which have to be employed quickly after the injury, are aimed at limiting the secondary damage caused by brain swelling and brain cell death that exacerbate the initial injury. In a longer-term outlook, stem cells may hold some promise for actually repairing areas of brain damage. Yet, even with all the advances, relatively little is known about the body’s most complex organ.

If you or a loved one has been injured from as a result of a brain injury there is a legal deadline for filing these lawsuits, so call NOW toll free 1-888-888-3773. The consultation and call are FREE.

Lesiones cerebrales traumáticas (TBI) son una de la causas principales de muerte y discapacidad entre los adultos en los Estados Unidos. Cada año se estima que 1,5 millones de estadounidenses sufren una lesión cerebral traumática. Eso es alrededor de 8 veces el número de personas diagnosticadas con cáncer de mama y 34 veces el número de personas con VIH / SIDA cada año. Como consecuencia:

  • 50.000 personas mueren cada año.
  • 230.000 personas son hospitalizadas cada año y sobreviven.
  • 80.000 a 90.000 personas experimentan la aparición de la discapacidad a largo plazo cada año.
  • El resultado acumulado es que hoy en día se estima que 5,3 millones de personas – 2% de la población estadounidense – están viviendo con una discapacidad permanente relacionada con la lesión cerebral traumática.

El riesgo es más alto entre los adolescentes, jóvenes, adultos y personas mayores de 75 años. El riesgo para los hombres es el doble de riesgo de las mujeres. Las causas principales de una lesión cerebral traumática son:

  • Los accidentes automovilísticos representan el 50% de todas las lesiones cerebrales traumáticas y son la causa principal de lesión cerebral traumática que resulta en la hospitalización.
  • La violencia, en especial el comportamiento suicida y ataques que involucran armas de fuego, es la principal causa de muerte relacionada con la lesión cerebral traumática.
  • Las caídas son la causa principal de TBI entre los ancianos

Estas lesiones tienen efectos tanto a corto plazo como a largo plazo en individuos, sus familias y la sociedad y el costo financiero es enorme. TBIs requieren hospitalización costando a la nación sobre el 56,3 $ millones de dólares al año. Aproximadamente 1 de cada 4 adultos con una lesión cerebral traumática es incapaz de volver a trabajar un año después de la lesión. El costo financiero es sólo una parte de la carga. Las deficiencias y discapacidades asociadas con lesiones cerebrales traumáticas a largo plazo son graves y el costo humano completo es incalculable.

¿Qué pasa con una cura?

Por desgracia, no existe cura para una lesión cerebral. La recuperación de una lesión cerebral depende de la plasticidad del cerebro, o sea, la capacidad de las partes saludables del cerebro de hacer las funciones de las partes dañadas; y en el árduo trabajo del paciente y el equipo de rehabilitación para fortalecer las capacidades restantes y maximizar la funcionalidad.

Tratamientos y procedimientos médicos siguen mejorando y los médicos han sido capaces de aumentar las tasas de supervivencia de las víctimas de lesiones cerebrales. Algunos de los nuevos fármacos y procedimientos, que tienen que ser empleados de forma rápida después de la lesión, están destinadas a limitar el daño secundario causado por la inflamación del cerebro y de la muerte celular que exacerban la lesión inicial. En una perspectiva a largo plazo, las células madre pueden tener potencial prometedor en la reparación del daño cerebral. Sin embargo, incluso con todos los avances, se sabe relativamente poco acerca de órgano más complejo del cuerpo.

Si usted o un ser querido ha sido lesionado como resultado de una lesión cerebral, existe un plazo legal para la presentación de estas demandas, así que llame al número gratuito 1-888-888-3773 AHORA. La consulta y la llamada son GRATIS.